El secreto de los interioristas para acertar: la regla del tres


Por qué cuando intentamos colocar varios elementos en una mesa de centro no queda bien? ¿Y por qué pasa lo mismo cuándo lo hacemos en una estantería o una consola del recibidor? Si buscas la respuesta al enigma aquí tienes la solución: la regla del tres.


El tres es un número muy valorado en decoración, y un gran recurso para conseguir equilibrio y armonía. Por ejemplo, en el caso del proceso de creación de rincones especiales como los de lectura: Una silla, una lámpara o una mesa forman un conjunto queque proporciona equilibrio visual.


Otra de las composiciones sería una silla, una cómoda y un cuadro. O una lámpara con tres puntos de luz. Y así sucesivamente. Los impares transmiten mayor dinamismo y equilibrio.


En el caso de objetos similares, la manera más fácil de hacerlo es que sean de diferente altura, por ejemplo tres jarrones de cristal, tres velas o tres figuras. Al ojo le resultará muy atractiva esta composición en la que se le ofrece un patrón con cierta variación.


De igual modo, mezclar piezas de materiales tan dispares como la madera, la cerámica o el cristal va a resultar más sofisticado que tres elaborados con el mismo material y que no aporten ningún matiz nuevo.



En el caso de tener una mesa de centro con seis elementos, habrá que agruparlos en grupos de tres, pudiendo también superponerse. Muestra de ello es el tradicional libro de gran formato sobre el que descansan una lupa o una vela.


Sea como sea, el resultado no debe ser forzado sino natural.

De seguro estos tips te ayudaran a generar un realce a tus espacios dentro de hogar.


60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo